Reflexión: 5 Pasos para Crecer

 Publicación adaptada de reflexión brindada en mi iglesia

Texto Base: Eclesiastés 11:4-6 TLA

Si quieres sembrar, no te quedes mirando al viento; si quieres cosechar, no te quedes  mirando al cielo. [ENFOQUE]

Nadie sabe qué rumbo toma el viento, ni cómo se forma el niño en el vientre de la madre, ni cómo hizo Dios todas las cosas. [CREER SIN CONOCER]

Hay que sembrar en la mañana, y volver a sembrar en la tarde. Nunca se sabe cuál de las dos siembras será mejor, o si las dos serán abundantes. [SOLO HAZLO]

mujer joven con flores violetas evocan crecimiento

Vengo de una familia que no siembra nada.  Mis abuelos tenían una que otra cosa en su patio y lo más que llegué a sembrar cuando pequeña era habichuelas (un proyecto que a todos los niños le dan en la escuela).  Desde hace unos dos años y medio me interesé por comenzar un huerto casero y me gustó al punto de añadir flores a mi patio y plantas dentro de la casa.  Cada vez que veo un fruto o una flor nueva me emociono y me siento feliz.  El espacio donde tengo mis plantas es mi "Espacio de Calma".   

Comparto contigo como mis experiencias con el manejo de las plantas en mi hogar me ha guiado a fortalecer mi Caminar Espiritual y me ha ayudado a entender ciertos procesos en mi vida.    

Crecer significa aumentar de tamaño, cantidad o importancia, es desarrollarse.  Todos los días nosotras estamos creciendo física, espiritual y emocionalmente.  Este proceso se da por ley de vida, para que podamos cumplir una serie de procesos que nos ayudan a aumentar de tamaño, a ser más conscientes y que nos permite desarrollarnos.  


Pasos para Crecer

 1. Conocer – Antes de sembrar cualquier tipo de planta es necesario conocer sobre esta, el cuidado que requiere, si es de sombra o sol, cada cuanto tiempo se debe abonar, el tiempo de siembra, entre otras cosas.   

Antes de comenzar una etapa en nuestras vidas debemos saber quiénes somos y conocer muy bien nuestras fortalezas y debilidades.  Hay que analizar día a día nuestras vidas para saber que nos hace falta, el cuidado que requerimos ante ciertas situaciones, como manejar lo que se nos presenta, escucharnos y escuchar a Dios. 

Conocer significa entender y sabiduría.  Una persona que conoce su vida y como actuar ante lo que se le presenta es alguien que sabrá cómo proceder cuando llegue momentos duros.  El que se conoce a si mismo sabe cómo adaptarse a las condiciones de tiempo, cuando llegue el momento malo y los sube y bajas de la vida.  Solo cuando pasemos por ciertos momentos en la vida es que sabremos cómo reaccionar.

sembrando plantas/terapia horticola

2. Preparar el terreno – Antes de sembrar una planta hay que saber el espacio que tendremos, utilizar la tierra adecuada de acuerdo al tipo de planta y saber que otras plantas irán a su alrededor.  No hacer nada de esto puede afectar la siembra y la cosecha posteriormente.  El terreno se prepara con buena tierra, con fertilizante de acuerdo a la planta, con agua y los nutrientes necesarios para que la planta pueda crecer bien. 

Al momento de propagar y hacer crecer nuestra vida emocional debemos saber cuáles son los mejores espacios para nosotros, esos espacios seguros que nos permitan crecer y fortalecernos correctamente.  Así mismo como seleccionamos un espacio para sembrar, debemos seleccionar los mejores espacios para crecer y echar raices.  De la misma forma que hay plantas que no debe ser sembradas con otras planta, nosotros debemos estar plantados en lugares que nos permitan crecer y expandirnos.  ¿Quién, cuando pequeño no tuvo el deseo de crecer?  ¿Quién en un trabajo no quiere subir de puesto?  Eso es parte de nosotras, querer crecer y no estancarnos en la vida.  

3. Sembrar – Para que una planta crezca alguien tiene que tomarse el tiempo de sembrarla, alguien tiene que actuar.  Tiene que echar la semilla en el terreno, añadir más tierra y echar agua para que comience el proceso de germinar. 

Para que tu puedas crecer tienes que tomarte el tiempo de sembrar en tu vida las enseñanzas correctas.  Toma el tiempo para educarte, estudiar algún temas que te agrade y comprender lo que lees.  Para que en nuestras vidas se dé el proceso de crecimiento, primero tiene que germinar en nosotros una semilla.  

4. Regar/Abonar y Esperar – Luego de sembrar las semillas tenemos que darle cuidado, echarles agua de acuerdo a su necesidad (todos los días o a veces) y abonarlas.  Hay que estar al pendiente de plagas que puedan dañar la planta, insectos que se coman los frutos que van creciendo y podar las hojas que hagan falta.  Sobre todo, tenemos que esperar.  Aunque sea tedioso, para ver nuestras plantas crecer hay que esperar (días, semanas y años).  

A diferencia de las plantas, para crecer emocionalmente hay que regar nuestra vida diariamente, abonar constantemente nuestra relación con Dios y esperar para rendir frutos a su tiempo.  El crecimiento tuyo es y será muy diferente, para ninguno será igual.  Para crecer, te toca esperar y aunque eso signifique dolor, cansancio, que haya que podar y sufrir. 

flores coloridas creciendo

 5. Dar hijos/frutos – Para culminar correctamente el proceso de crecimiento una planta debe dar frutos o dar hijos.  Todo eso se da tras un proceso completo de crecimiento: haber sido sembrado, regado, abonado, podado y esperado.  

En conclusión, para seguir creciendo emocionalmente tienes que visualizar tu vida y examinar en donde estás.  Todos los días debes hacer un escaneo de tu día y ver en que has mejorado y donde te has quedado atrás.  Reconociendo que día tras día estamos sembrando semillas en nuestras vidas y en otros.   Sabiendo que  estás en constante crecimiento.  

Es tiempo de seguir creciendo, emocional y espiritualmente, en tu familia o en tu lugar de empleo, entre los tuyos.  Es tiempo de crecer y que nada ni nadie detenga lo que estás logrando.  No importa el tiempo que tome, la edad que tengas, hay que seguir creciendo.     

Nunca pares de crecer, nunca te detengas que siempre habrá tiempo y espacio para crecer.  

¿Qué pasos has realizado para crecer?

0 Comentarios

Contact Form (Do not remove it)